Avistaje de aves en la República Dominicana

Actividades en Pedernales
octubre 31, 2019

Al explorar el profundo suroeste de la República Dominicana, comprenderá por qué la gente se siente atraída por la vida silvestre en este paraíso, donde la observación de aves es popular y una experiencia única.

Lo que hace especial a este viaje, es la oportunidad de no limitarlo a la observación de aves. También puede visitar las gloriosas playas de Bahía de las Águilas, las impresionantes cascadas de la Cordillera Central e incluso la impresionante naturaleza de la costa norte de la República Dominicana.

Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, es un gran punto de partida para sus vacaciones de observación de aves. Esto se debe principalmente a que aquí se encuentra el Jardín Botánico, refugio el Vireo de bigotes negros o el Vencejo de palmeras antillano, dos especies de aves endémicas

Hacia el este desde Santo Domingo, se encontrará con el Parque Nacional Los Haitises, un destino popular tanto para los amantes de la naturaleza como para los observadores de aves. Aquí es donde los observadores de aves profesionales y turistas tienen la opción de participar en tours especializados de avistaje de aves, y así conocer al amenazado y endémico Halcón de Ridgway.

Dos de los lugares más increíbles para la observación de aves en el suroeste de la República Dominicana son Bahía de las Águilas y la Laguna Oviedo. combina oportunidades para el avistaje de aves con playas vírgenes y un imperdible viaje de aventura a lo largo de la ruta escénica entre Barahona y Pedernales. La Laguna Oviedo, el espejo de agua salada más grande de la República Dominicana, cuenta con mas de 20 islas y es considerada un privilegio para el avistaje de aves grandes.

Hacia el extremo oriental de la Sierra de Bahoruco se encuentra el bosque nuboso de Cachote. Este es un auténtico campo dominicano rural y montañoso, con abundantes bosques, una gran vida salvaje y gente amigable que hacen de este destino un lugar ideal para la observación de aves.
En lo profundo de esta sierra y a unos 1.300 metros y con vistas a una interesante depresión geológica de 700 metros, se encuentra Hoyo de Pelempito. Este es otro lugar importante para la observación de aves.

A cien kilómetros al norte de Cachote se encuentra una zona entre el Lago Enriquillo y la Cordillera de Bahoruco que es una delicia para los amantes de la observación de aves. Esta famosa región cuenta con senderos para la observación de aves donde se pueden encontrar especies comunes como el zorzal de la Selle, la tangara del oeste, el solitario de garganta rufada, el carricerín, el trogón de la Hispaniola y la codorniz de frente blanca.

Ubicada en la Costa Norte se encuentra la Cordillera Septentrional. Esta cordillera va desde Montecristi hasta más allá de San Francisco de Macorís formando una impresionante barrera montañosa entre la costa norte y el Valle del Cibao. Aquí podrá adentrarse en la vida rural dominicana mientras disfruta de la aves y las espectaculares vistas de las montañas, los valles y las ciudades.

EcotourBarahona.com ha diseñado artísticamente viajes únicos para la observación de aves, acompañados por guías locales y profesionales que le mostrarán lo mejor de esta parte del país.